Avisar de contenido inadecuado

Evaluación ambiental a proveedores

{
}

Evaluación ambiental a proveedores

Hace unos meses hablábamos de los beneficios que un sistema de gestión ambiental puede generar en una organización. Ya apuntábamos allí que es importante implicar a los proveedores y subcontratistas en el cumplimiento de nuestros requisitos ambientales.

Si bien en algunos sectores esta implicación es muy clara (por ejemplo, en el sector de la automoción, donde se llega a exigir que el proveedor disponga de certificado ISO 14001 como condición indispensable para trabajar con él), en muchos otros la implicación ambiental de los proveedores queda muy diluida (algún documento de compromiso genérico, o bien sólo se ponen requisitos a los que trabajan dentro del recinto de la empresa). Y existen casos donde la implicación es mínima o nula, en los que no se hace nada o simplemente se comunica la política ambiental de la empresa al proveedor o se le hace rellenar un insulso cuestionario que en la práctica no sirve de nada. Y en todos los casos hablamos de empresas certificadas ISO 14001, así que podéis imaginar lo que hacen con sus proveedores las empresas que no están certificadas.

Lo cierto es que la norma ISO 14001 no habla explícitamente de una evaluación ambiental de proveedores (a diferencia de su prima ISO 9001, que sí cita la evaluación en el punto 7.4.1). Pero sí que en algunos puntos (y no sólo en el 4.4.6.c, como muchos piensan) nos deja claro que algo podemos y tenemos que hacer con los proveedores

-          Desde la identificación de aspectos ambientales (Punto 4.3.1.a): “…identificar los aspectos ambientales de sus actividades, productos y servicios que pueda controlar y aquellos sobre los que pueda influir…”¿Acaso no podemos influir sobre nuestros proveedores?

-          En el anexo A de la norma (anexo informativo, no auditable pero muy útil para la implantación del sistema y para la mejora contínua), en su apartado A.3.1 dice, entre otras muchas cosas, lo siguiente: “Además de aquellos aspectos ambientales que una organización puede controlar directamente, una organización debería considerar los aspectos en los que puede influir, por ejemplo: aquellos relacionados con bienes y servicios usados por la organización y con los productos y servicios que suministra…se deberían considerar los aspectos…tales como…diseño y desarrolloembalaje y medios de transportedesempeño ambiental y prácticas de contratistas y proveedoresextracción y distribución de materias primas y recursos naturales…”. Como veis, el campo de actuación no es pequeño.

Muchas organizaciones, para evitar tener que seleccionar a proveedores verdes, se escudan en el tema de los costes. Cuántas veces habré oído en mi trabajo que “si tenemos que dejar de comprar a China y tenemos que comprar materias primas verdes, los costes se disparan y tendríamos que cerrar el chiringuito”…o “ya tengo bastante con controlar lo nuestro, sólo me faltaría controlar a los proveedores…”

No niego que tengan parte de razón, pero entonces convertimos la política ambiental de la empresa en una comedia, que se puede simplificar en “yo lo hago muy bien y tengo el sello, pero me importa bien poco lo que hagan los demás con su mierda”. Supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que esto no es un compromiso ambiental. Pero la culpa de esto no es sólo de la organización que piensa así, sino también del grado de exigencia de la norma, muy ambigua en este tema, y también de las entidades certificadoras, que no nos hemos puesto las pilas en este punto. Por mi parte, espero que en la próxima revisión de ISO 14001 el nivel de claridad y de exigencia respecto a este punto sea elevado.

Evidentemente, el nivel de exigencia a los proveedores deberá ir en función del impacto ambiental de sus actividades (no podemos pedirle lo mismo al que nos viene a cambiar un tornillo que al que nos extrae el uranio de la mina...), y también podemos tener el problema de disponer de un único proveedor posible, pero aún así se deben establecer algunos criterios mínimos de evaluación en nuestro sistema de gestión ambiental.

Afortunadamente, sí que existen organizaciones que cuando adquieren un compromiso ambiental no optan al aprobado justito sino al sobresaliente, y aplican exigencias ambientales a sus proveedores (buscando en Google se encuentra más de un ejemplo), y no sólo ambientales, sino también sociales (“responsabilidad social corporativa”).

Los que más tiran del carro son las grandes empresas del sector automoción, como ya hemos dicho antes, y también la administración pública, que premia en algunos casos en sus concursos el hecho de tener una política de compras verdes.

Podéis encontrar más información en:

Nexos - Compra Responsable

Bakeaz - Compra Verde

Green Suppliers Network

{
}
{
}

Comentarios Evaluación ambiental a proveedores

hombre hermano todo lo bueno es exelente.





adelante con los proyectos
richard hoyos richard hoyos 27/11/2007 a las 22:33

Deja tu comentario Evaluación ambiental a proveedores

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.